Derogación de la ley de alquileres: qué cambios se proponen

Derogación de la ley de alquileres: qué cambios se proponen

El presidente Javier Milei anunció este miércoles por la noche, en una cadena nacional junto a su Gabinete, un paquete de medidas económicas que incluye la derogación de la Ley de Alquileres vigente desde julio de 2020. Según el presidente, esta decisión busca "reactivar el mercado inmobiliario y facilitar el acceso a la vivienda".

La Ley de Alquileres había generado polémica desde su sanción, ya que provocó un aumento en los precios de los alquileres, una reducción en la oferta y una mayor informalidad. Además, los propietarios se quejaban del plazo de 3 años de contrato y de las actualizaciones anuales según el Coeficiente Casa Propia, un índice que combina la inflación y los salarios.

¿Qué cambia con la derogación de la Ley de Alquileres?

• Actualización: En caso que no se haya establecido plazo, en los casos de locación temporal, se tomará el que establezcan los usos y costumbres del lugar donde se asiente el inmueble.

 

• Moneda: los contratos podrán pactarse en pesos o en dólares, según lo acuerden las partes. El inquilino no podrá exigir que se le acepte el pago en otra moneda que la establecida en el contrato.

 

• Plazo: El contrato se puede realizar por cualquier plazo. No rige más un plazo mínimo del contrato.

 

• Mejoras:  El locador deja de tener la obligación de pagar las mejoras introducidas por el locatario. Salvo que acuerde hacerlo.

 

• Arreglos y roturas: Es obligación de los inquilinos hacerse cargo de las roturas ocasionadas en el inmueble, el locatario ya no puede rescindir el contrato si el inmueble no queda apto para uso y goce cuando él mismo haya ocasionado el daño en forma directa o indirecta.

 

• Actualización: las partes podrán acordar libremente el mecanismo de actualización de los precios, sin estar sujetos a ningún índice oficial. Podrán establecerse cláusulas de ajuste semestral, anual o por otro período.

 

• Expensas: los inquilinos deberán pagar ordinarias y extraordinarias.

 

• Garantía: se puede pedir cualquiera y se universaliza el seguro de caución.

 

• Depósito: serán dos meses de depósito (se permite que sea en dólares). El propietario deberá devolverlo a los 60 días de haber finalizado el contrato.

 

• Resolución Anticipada: el inquilino tendrá la posibilidad de disolver el contrato en cualquier momento, pagando el diez por ciento (10%) del monto de los alquileres hasta el fin del contrato. Por ejemplo, ya no debe esperar el inquilino que pasen 6 meses desde la firma del contrato para rescindir.

 

• Desalojo: se agiliza el proceso de desalojo por falta de pago, reduciendo los plazos y las instancias judiciales. El propietario podrá solicitar el desalojo luego de 10 días hábiles de vencido el plazo para pagar el alquiler.

 

Los cambios no afectarán a los contratos que ya están en curso, sino que regirán para los nuevos contratos que se celebren a partir de la entrada en vigencia del decreto.

¿Qué opinan los sectores involucrados?

El anuncio del presidente Milei fue recibido con beneplácito por las cámaras inmobiliarias, que consideran que la derogación de la Ley de Alquileres favorecerá la inversión, la oferta y la formalización del sector. También expresaron su apoyo los propietarios, que se sienten más protegidos por las nuevas condiciones contractuales.

En cambio, las asociaciones de inquilinos manifestaron su rechazo a la medida, argumentando que perjudica sus derechos y los expone a una mayor vulnerabilidad. Criticaron especialmente la eliminación del índice oficial para actualizar los precios y la posibilidad de pactar contratos en dólares. Asimismo, advirtieron sobre el riesgo de desalojos masivos ante la falta de pago.