Cargando

Recomendaciones para alquilar a dueño directo de forma segura

El sueño de la casa propia es algo que lamentablemente para muchos todavía está muy lejos. Lo cierto es que el alquiler de casas y departamentos fue unos de los negocios inmobiliarios que más se ha desarrollado en las últimas décadas, y esto se visualiza en la inmensa cantidad de opciones, de todo tipo y para todos los gustos, que se encuentran a la hora de comenzar una búsqueda.

Si un dueño alquila, estamos hablando de un particular, que pueder ser propietario de uno o varios inmuebles el cual desea alquilar su propiedad sin que intervenga una inmobiliaria. Cada vez hay más gente que se anima a este tipo de operación en forma directa, esto se debe a malas experiencias pasadas con inmobiliarias o para ahorrarse los honorarios abruptos que estas cobran para llevar la gestión adelante. Las personas que alquilan a un particular tienen como ventaja que nadie más que vos y el dueño están negociando el alquiler por no que no hay honorarios que pagar a las inmobiliarias, obtendrás grandes ahorros al no pagar comisiones.

Alquilar un inmueble a dueño directo no es para nada tarea sencilla, las oferta es escasa y son muchos los requerimientos y cuestiones que no podemos dejar de contemplar para que todo salga a la perfección y no nos llevemos sorpresas de último momento. Por eso, para ayudarte en esta ardua tarea que sin embargo trae tantas satisfacciones, desde Bullano te presentamos en esta nota algunas recomendaciones fundamentales para alquilar de forma segura.

Alquiler dueño directo

Alquiler dueño directo

Lo primero que hay que tener en cuenta tiene que ver con la fiabilidad y confiabilidad del sitio Web o red social en el que busquemos nuestro inmueble por dueño directo. Existen cientos portales de internet, grupos en redes sociales o diarios en los que se abre un abanico de opciones amplio y diverso, pero no todos cuentan con la misma trayectoria y eficacia que deseamos. Por eso, es importante conocer un poco más acerca de quién es el mediador entre el propietario del inmueble y su clasificado de alquiler. En la sección de Solo dueño directo de Bullano encontrarás con un buscador sencillo y rápido miles de oportunidades.

Otra buena manera de encontrar una casa o departamento es recorrer la zona en la que queremos instalarnos y prestar atención a los carteles colgados en los edificios. Sin embargo, la desventaja de no contar con imágenes previas del interior de la vivienda y tan sólo con una idea de su fachada no siempre puede resultar del todo conveniente.

Una vez que seleccionamos algunas opciones de inmuebles en alquiler, deberemos comenzar el proceso de llamadas, visitas y preguntas. ¡un largo camino! Y es que en esta etapa es sumamente necesario preguntarlo todo: las características detalladas de la propiedad, el precio total del alquiler y las posibles subas que éste puede percibir, las condiciones en que hay que entregarla una vez finalizado el contrato, los requerimientos de ingreso y las condiciones en que la recibiremos al ingresar.

En cuanto a los servicios, tendremos que investigar si el inmueble los contempla a todos (por lo menos los más básicos como agua potable, luz eléctrica y gas natural). Este es un punto importante porque tiene que ver con las condiciones en que después iremos a habitar nuestra próxima vivienda. Un inmueble demasiado barato para la zona y sus características siempre demuestra un dejo de desconfianza, problemas de humedad, falta de algún servicio, falta de placares… ¡no dejes de preguntar todo!

Lo más importante cuando recorres distintas opciones y, por más que realmente sea desgastante y quieras terminar lo antes posible, es no actuar por impulso. Siempre conviene pensarlo, ver distintas oportunidades, poner en la balanza ventajas y desventajas, tomarnos nuestro tiempo es lo mejor para que la decisión sea luego la correcta, además con el particular podrás negociar las condiciones del contrato, ya sea el precio del alquiler, el mantenimiento de la vivienda o la forma de pago y la fecha de pago, una vez que dejes en claro cuáles son las obligaciones de ambas partes se firma el contrato.

Por último, a la hora de firmar el contrato de alquiler no olvides leerlo de punta a punta, asegurándote de que en él figuren tus datos y los del locatario completos y que no haya ninguna cláusula “tramposa”. Si tienes dudas después de todo, puedes incluso consultarlo con algún abogado que te asesore.